Getty Images

Real Madrid

Análisis Temporada 2018-2019

Todos los equipos exitosos deben caer en algún momento. En el caso del Real Madrid la caída no solo se ha producido por esta última semana. Las señales de que algo no iba bien venían desde hacía tiempo.

No obstante, no se esperaba lo que ha ocurrido en siete días, tal vez los peores de la historia centenaria del equipo blanco. Dos derrotas en casa ante el Barcelona le dejaron fuera de la final de la Copa del Rey y a 12 puntos por detrás de los azulgranas en la Liga. A eso se sumó la derrota 1-4 ante el Ajax holandés, confirmando su eliminación de la UEFA Champions League por primera vez desde mayo de 2015.

Dado que el actual entrenador Santiago Solari probablemente no se mantendrá en el cargo de cara a la próxima temporada (la última vez que el Madrid se quedó sin un título salió Manuel Pellegrini del banquillo), el Madrid buscará a su tercer entrenador en menos de 12 meses. Un técnico que tendrá que resolver todos los problemas que tiene actualmente el equipo.

Getty

LOS PROBLEMAS:

En ataque:

A pesar de ingresar más de 100 millones de euros por la venta de Cristiano Ronaldo, la decisión de vender a un jugador con los números del portugués ha tenido un coste muy alto a nivel deportivo.

Pero no solo los goles de Cristiano Ronaldo necesitaban ser reemplazados, también los momentos en los que el luso marcaba. 48 de los 105 goles de Cristiano Ronaldo con el Madrid en la Champions League (45,7%) fueron en partidos de eliminatorias (52), incluyendo también sus goles en 4 de las 5 finales que ha jugado (4 con el Real Madrid y 1 con el Manchester United).

Comparando estas cifras con las de Karim Benzema y Gareth Bale (entre los dos han marcado en 22 de 70 partidos de eliminatorias en la Champions con el Madrid), deja claro la disparidad del Madrid en las últimas instancias de la máxima competición europea.

No obstante, la salida de Cristiano Ronaldo no significa haber perdido calidad arriba. Benzema, por ejemplo, es el cuarto máximo goleador en la Champions League con 60 goles, y Bale ha conseguido recientemente su gol número 100 en poco más de 200 partidos con el Real Madrid, añadiendo también 63 asistencias. El Madrid, a pesar de todo, sigue siendo el segundo máximo goleador de La Liga.

Durante su mandato, Solari ha utilizado una estructura de ataque 4-3-3, pero con dudas sobre los laterales. El ejemplo más claro es el de Marcelo, ausente del equipo. Toni Kroos y Luka Modric han tenido dificultades para conseguir dar orden al juego, en un Madrid falto de creatividad entre líneas. Todo se ha convertido en previsible, como el juego de los extremos y los apoyos de los laterales.

 

Poca claridad en el juego ofensivo entre líneas. Isco, ¿la solución?

La consecuencia son pocas ocasiones claras de gol a favor. Al mismo tiempo, los jugadores han sido incapaces de producir esos momentos decisivos para ganar los partidos, algo que no ocurría con Cristiano Ronaldo. Entonces no era necesario jugar bien para llegar al gol.

En conclusión, el juego de ataque más efectivo del Madrid en los últimos partidos ha consistido en llevar a los laterales a posiciones más adelantadas. El gol de Asensio contra el Ajax es un buen ejemplo.

Al llevar más arriba a jugadores como Dani Carvajal y Sergio Reguilón; Bale, Marco Asensio y compañía pueden buscar posiciones interiores para complementar los movimientos de ataque de Benzema. El Madrid tiene buenos jugadores para ofrecer carreras a la espalda, recibir al pie o buscar el regate. Pero sin esos jugadores cerca del área rival o alrededor, con Ronaldo o sin Ronaldo, los goles sin difíciles de conseguir.

Laterales largos, pero hacen falta más jugadores en zonas interiores.

En defensa:

Menor poder ofensivo, naturalmente, ha tenido consecuencias en defensa. Algunos rivales disfrutan ahora de partidos muy plácidos en el Santiago Bernabéu. El Madrid encaja 1,24 goles por partido, su tasa más alta en las últimas 10 temporadas. Además, está la derrota ante el Ajax, la mayor encajada en casa en participaciones europeas. En la Liga, es el octavo equipo más goleado.

Mientras, el portero Thibaut Courtois ha añadido poca seguridad adicional entre los postes respecto a Keylor Navas, quien no era una figura discutida en el pasado.

Aunque Raphaël Varane sigue siendo un central de clase mundial, el capitán Sergio Ramos ciertamente ha perdido el paso en los últimos meses. No obstante, su ausencia en la derrota contra el Ajax se dejó notar.

Mientras, la capacidad de Casemiro para ganar duelos, recuperar balones y bloquear  los pases de los rivales hacia delante, ha estado por debajo de su nivel en relación a temporadas anteriores. Esta incapacidad para bloquear los contragolpes y asegurar los balones sueltos, ha hecho al Madrid más vulnerable ante las pérdidas de balón en la línea de tres del medio del campo.

Aunque Solari ha mantenido a sus laterales más disciplinados, esto no ha significado una estabilidad defensiva. Sus instrucciones para marcar agresivamente al hombre han arrastrado a los laterales hacia el balón, abriendo espacios en la parte de atrás. A partir de aquí, sus extremos están encargados de rastrear laterales opuestos, pero luego se les pide también que proporcionen constantemente el ancho de ataque cuando están en posesión. Una exigencia muy alta para llevarla a cabo con disciplina toda la temporada.

Los extremos se ven obligados a realizar largos y repetidos recorridos durante los partidos.

¿Posibles soluciones?

Para poder anotar, primero debes crear juego, y la decisión de dejar fuera a Isco ha minado la capacidad ofensiva del Madrid. Modric actualmente lidera la estadística de asistencias en La Liga con solo cuatro. Como Benzema sigue produciendo espacios centrales efectivos, la ausencia de Isco en el equipo está a la altura de la salida de Ronaldo.

Durante el breve período de Julen Lopetegui en el cargo, el ex entrenador blanco experimentó con una estructura 3-1-4-2. Una configuración similar (un 3-4-3 adaptado en defensa al 4-3-3) podría dar la mejor versión de jugadores claves, con gran juego creativo en los canales internos y en las zonas amplias.

Julen Lopetegui probó el 3-1-4-2 para generar más asociaciones en ataque y encontrar más opciones.

Un segundo delantero que trabaje con Benzema (Bale, Asensio o Mariano, cuyo regresó al Madrid no se entiende muy bien debido a su poca utilización) podría generar superioridad a través de los movimientos de asociación del francés.

Esto podría ser una solución cuando te enfrentas a un centro del campo rival con 3 jugadores, sin tener que sacrificar la línea de ataque. Carvajal, Marcelo, Reguilón y Álvaro Odriozola son opciones de garantía para la banda, con Modric, Kroos y el desperdiciado talento de Isco para formar un magnífico trío en el medio del campo.

Jugando así, el Madrid aún tendría una amplia cobertura defensiva central con Ramos, Nacho, Varane e incluso Casemiro, quien ya ha destacado en sus labores defensivas en el medio del campo. Todas son buenas opciones en la zona defensiva central, con la capacidad, además, de romper líneas a través de un envío en largo.

De cara al futuro con el potencial retorno de los mediocampistas de ataque James Rodríguez, Mateo Kovacic, e incluso del joven  noruego Martin Odegaard, el Real Madrid podría redescubrir pronto su chispa creativa, aliviando también a Modric, ahora con 33 años, y Kroos acercándose a los 30,  quienes no han podido rendir sin el  suficiente descanso, algo que Solari no ha sabido solucionar, haciendo aún más pequeña la plantilla con sus decisiones.

Real Madrid

Análisis táctico: Real Madrid 0 Barcelona 3

La pegada del Barcelona, liderada por Luis Suárez, autor de dos goles, eliminó al Real Madrid en el Clásico de Copa (1-4, marcador global). El conjunto  catalán alcanza su sexta final consecutiva.

Análisis táctico: Ajax 1 Real Madrid 2

Un gol de Marcos Asensio le da al conjunto blanco una sufrida victoria a domicilio que los coloca con un pie en la ronda de cuartos de final de la Champions League.

Análisis táctico: Real Madrid 1 Ajax 4

El Ajax acaba con el reinado del Real Madrid en la Champions League, cuatro títulos en los últimos cinco años, en una exhibición de fútbol y goles.