Getty Images

Kevin de Bruyne

Manchester City 2015-Presente

El Perfil:

Si el Manchester City logra ganar el título de la Premier League por tercera temporada consecutiva, es más que probable que sea por el papel desarrollado por Kevin De Bruyne. Su ausencia por lesión en un largo tramo de la temporada 2018/19 provocó que el Liverpool estuviera cerca de arrebatarle la Premier League a los Citizens, pero el internacional belga llegó a tiempo para el final de temporada y ha sobresalido en este arranque de la 2019/2020. Un rol particularmente importante ante un comienzo tan espectacular del Liverpool en la competencia doméstica (10 victorias en 11 partidos) y con David Silva mostrando signos del final de una gran etapa como jugador del City.

De los millones gastados por los Citizens en fichajes en los últimos años, no hay duda de que, junto con David Silva y Sergio Agüero, los 76 millones de euros de De Bruyne han sido la mejor inversión. “Kevin es un jugador especial”, ha llegado a señalar Pep Guardiola, quien ha trabajado con muchos de los mejores futbolistas de Europa. “Es un jugador que ve cosas que otros no pueden ver en el campo, o incluso fuera de él”.

Análisis táctico:

De Bruyne posee numerosas cualidades en todas las zonas del campo. Posiblemente destaca por encima de todas su capacidad de pase para generar opciones de gol. Puede alcanzar los espacios más reducidos a la espalda del bloque defensivo rival (abajo) con centros que generan dudas a los defensas y al portero a la hora de decidir quién debe atacar el balón. Situaciones que en las que cualquier atacante en carrera encuentra muchas más facilidades para rematar.

El belga también maneja ambos pies, tanto para jugar en corto como en los desplazamientos en largo, ejecutados con una enorme precisión. De este modo, y gracias a que puede jugar en ambos perfiles, puede penetrar las líneas defensivas rivales desde diferentes ángulos y adaptarse a la presión del rival.

Aunque su función sea la de generar juego por encima de anotar, su capacidad goleadora está por encima del resto de jugadores de su perfil, siendo una amenaza de gol significativa en el último tercio de campo, con un buen disparo desde fuera del área. Lanzamientos en los que sorprende a sus oponentes, buscando las esquinas inferiores de la portería; ángulos más difíciles de llegar para los porteros.

Crucial dentro del esquema de Pep Guardiola, añade también trabajo en la presión, especialmente en los espacios más cerrados y en la recuperación tras pérdida. Es solo cuando presiona en zonas más amplias cuando su rendimiento en esta faceta es menos consistente, especialmente cuando se enfrenta a un oponente ágil o experimentado.

Si recupera la posesión, la explosividad de De Bruyne pueden conducir a transiciones más efectivas en ataque (arriba). Es capaz de avanzar con potencia, especialmente en espacios sin oposición y en grandes distancias, lo que, junto con su habilidad para jugar la pelota, es efectivo durante tanto para los contragolpes como para atacar un bloqueo defensivo compacto.

Rol en el Manchester City:

El despliegue de De Bruyne como interior ofensivo en el sistema 4-3-3 hace que juegue por el canal interior derecho, pero ocasionalmente también cae a banda.

Cuando el City construye y ataca en amplitud -un jugador permanecerá en cada uno de los dos carriles exteriores- los espacios entre las unidades rivales a menudo se alargan, invitando a De Bruyne o a uno de sus compañeros de equipo a dirigir la posesión hacia delante o descargar al jugador que tiene por delante.

De manera repetida, el atacante derecho del City -Bernardo Silva o Riyad Mahrez- proporciona amplitud en ataque mientras que el lateral derecho -Kyle Walker- se prepara para ofrecer una superposición o se mueve hacia el interior para generar un doble pivote. Este movimiento libera a De Bruyne para ocupar el canal interior (arriba), proporcionando el vínculo clave entre el ataque y la defensa.

Mientras, si ese atacante del lado derecho se desliza hacia el balón, el lateral izquierdo rival responderá yendo a la presión. Eso genera un espacio por el que De Bruyne puede avanzar como tercer atacante, para recibir en esos espacios y lanzar centros a ras de césped a la espalda de la defensa.

Muchos de los oponentes del City intentan formar un bloque defensivo bajo y compacto durante largos periodos de tiempo, por lo que la versatilidad de De Bruyne resulta especialmente valiosa. Cuando Bernardo Silva y Mahrez atacan por los canales internos, y el único delantero del City -Agüero o Gabriel Jesús- caen al centro, De Bruyne puede, en cambio, proporcionar amplitud y encontrar a sus compañeros a través de sus pases.

Su método de ataque, y por lo tanto potencialmente el más efectivo del City, puede ser incluso con centros desde posiciones más centradas. Cuando los Citizens atacan con corredores alrededor de un bloque de la oposición, los movimientos de De Bruyne fomentan los pases desde la derecha; alejándose de la marca de un defensor para tener más espacio para buscar el segundo palo.

De Bruyne suma 8 asistencias en lo que llevamos de Premier League, el doble que sus perseguidores en esa clasificación: su compañero de equipo David Silva y Emi Buendía en el Norwich City. Jugando a este nivel, entre los mejores de la Premier League, su participación se antoja decisiva para el City en el partido ante el Liverpool y en el devenir de la competencia.

Kevin de Bruyne

El City, campeón ante un Liverpool irreductible

Manchester City (98 puntos) y Liverpool (97) han protagonizado la mejor lucha por el título en la historia de la Premier League. En The Coaches' Voice analizamos las claves de los dos equipos.
Rodrigo

Rodri: Equilibrio para el Manchester City

El Manchester City cerró por 80 millones de euros la contratación de una de las grandes peticiones de Pep Guardiola para esta temporada. Rodri llega para dar más equilibrio al medio del campo citizen y como sucesor a largo plazo de Fernandinho.

Premier League: Análisis táctico Jornada 11

Liverpool y Manchester City remontaron sus partidos en los últimos minutos para mantener su diferencia de seis puntos en la cima de la tabla. Mientras, el Watford de Quique Sánchez Flores perdió ante el Chelsea, y el Arsenal de Unai Emery no pudo pasar del empate en casa ante el Wolves.