Aitor Alcalde/Getty Images para The Coaches' Voice

Manuel Pellegrini

West Ham United, 2018-Presente

Hay dos formas de reaccionar ante las experiencias difíciles de la vida: dejar que te hundan o hacer que trabajen a tu favor.

Eso es algo que aprendí justo al comienzo de mi carrera, como entrenador de Universidad de Chile. Había jugado 14 años para ese club, casi 500 partidos defendiendo la camiseta. Fue un momento muy especial para mí hacer mi debut como entrenador allí.

También un riesgo. El equipo estaba en muy mal estado financiero y tenía muchos problemas.

A mediados de la temporada, cometí un error. Fui a Inglaterra durante un mes para hacer un curso de entrenador, dejando a mi asistente a cargo del equipo.

Al final, bajamos. Descendidos ni siquiera por un punto, sino por un gol. Me refiero a este tipo de experiencia cuando digo que te hunde o lo usas de una buena manera. Para mejorarte a ti mismo.

Siempre y cuando enfrentes tu responsabilidad y creas que puedes cambiar ese fracaso en el futuro, crecerás como persona.

Pero eso no quiere decir que fuera fácil. Comenzaba mi carrera con un equipaje muy pesado. Sería un gran desafío demostrar que aún podría tener una gran carrera como entrenador.

Sin embargo, ser entrenador no siempre fue mi objetivo. A decir verdad, durante la mayoría de mis días de futbolista pensé que cuando terminara como jugador, dedicaría mi vida al 100% a la construcción.

Aitor Alcaide

Ya era ingeniero mientras jugaba y había establecido mi propia empresa de construcción, por lo que parecía destinado a ese camino.

¿Qué cambió? Conocí a Fernando Riera. Fue mi técnico en Universidad de Chile y un entrenador muy conocido internacionalmente, el hombre que llevó al equipo nacional chileno al tercer lugar en la Copa Mundial de 1962.

Poco a poco, durante los cinco años que me manejó como jugador, agitó esa vocación en mí para que, al final, decidiera hacer los cursos de entrenador.

Mis padres, sin embargo, no estaban tan contentos. Pensaron que era una pérdida de tiempo dejar una carrera importante como ingeniero para comprometerse con el fútbol. Pero si alguna vez me preguntan sobre mi elección, siempre respondo de la misma manera.

“Vivir solo es una prueba que debes acometer si quieres trabajar en diferentes países”

La mejor decisión que tomé en la vida fue trabajar haciendo lo que me gustaba.

Me gustaba más el fútbol que la ingeniería. Fue una decisión que tenía muchos riesgos, sin duda. Pero no tenía miedo de tomarlos.

Durante un tiempo compaginé ambas cosas, trabajando como entrenador y manteniendo mi carrera de ingeniería, pero en 1994 me di cuenta de que tenía que comprometerme exclusivamente con el fútbol. Que era imposible tener éxito a menos que solo fuera entrenador.

Después de dejar mi primer trabajo en 1989, pasaron otros 10 años antes de dejar Chile para trabajar en Ecuador.

Sentí que sería una experiencia realmente útil si quisiera trabajar internacionalmente. Pero salir de Chile fue una decisión muy difícil de tomar.

Mi esposa tenía un muy buen trabajo allí, un puesto directivo como ingeniera, y mis tres hijos todavía estaban con sus estudios. El mayor estaba en la universidad, estudiando medicina. No podría arriesgar todo eso por algo que, después de todo, podría no funcionar.

Entonces me fui solo a Ecuador.

Por un lado, me ayudó a dedicar mucho tiempo al fútbol. Por otro lado, fue un gran sacrificio para nuestra familia.

Fabian Gredillas/AFP/Getty Images

Vivir solo es una prueba que debes acometer si quieres trabajar en diferentes países.

Estás solo en lugares donde no conoces a nadie. Después de una derrota, llegas a casa a un apartamento vacío. A la oscuridad.

Solo para volver a intentarlo de nuevo al día siguiente.

Cuando fui allí, no tenía un nombre internacional. Incluso el trabajo que había hecho en Chile lo calificaría de un nivel medio.

Pero este desafío en Ecuador, donde pudimos ganar la liga con el equipo de Quito, es lo que realmente comenzó mi carrera.

En un viaje de regreso de Ecuador a Chile conocí al presidente de San Lorenzo, un club en Buenos Aires. Me preguntó cuándo terminaba mi contrato en Ecuador y me dio la opción de hacerme cargo del equipo allí mismo.

Era un momento muy difícil para ellos. San Lorenzo tenía buenos jugadores, pero también eran futbolistas a los que no se les había pagado durante dos años. Cuando llegué, el ambiente dentro del club era realmente difícil.

“Llevé un método totalmente europeo de trabajar con la pelota en espacios reducidos. Lo introduje gradualmente, y poco a poco comenzó a gustarle”

Aquí fue donde conocí a Rubén (Cousillas, asistente de Pellegrini), quien se volvió realmente importante para mí. Había jugado en San Lorenzo durante mucho tiempo, por lo que podría ayudarme a entrar en todo el entorno en Argentina. Comprender el entorno y los jugadores.

Empecé pensando en el equipo: “Si no has logrado que te paguen por ese camino, veamos si podemos cambiar la dinámica del club con gloria deportiva”.

Esa temporada tuvimos una racha de 11 partidos sin perder, ganando la liga con un récord de puntos y número de victorias. Y con un grupo de jugadores que no me conocían, pero me respaldaron como entrenador.

Vieron que creía en mi propia idea del fútbol.

Era una idea muy diferente a lo que estaban acostumbrados en Argentina. Llevé un método totalmente europeo de trabajar con la pelota en espacios reducidos. Lo introduje gradualmente, y poco a poco, comenzó a gustarles.

El equipo logró un nivel fantástico de fútbol que llevó a ganar el primer título internacional en la historia del club. Pero fue en River Plate, donde gané la liga y llegamos a la final de la Copa Sudamericana, donde creo que mi nombre realmente creció internacionalmente.

Fabian Gredillas/AFP/Getty Images

Cuando terminé allí me ofrecieron un gran contrato en México.

Pero, después de considerarlo realmente, dije que no. Sabía que habría sido muy difícil como entrenador ir de México a Europa. Entonces, con una oferta económica mucho menor -menos de la mitad de lo que me ofrecían en México- tomé una decisión.

Fui al Villarreal. Y, bueno, creo que fue una muy buena decisión porque vine a un club extraordinario.

En lo que a mí respecta, es uno de los mejores clubes en términos de organización: un presidente que entiende claramente la visión y tiene el capital para hacer crecer el club. Y un director deportivo que, aparte de algunas excepciones, tuvo un gran diálogo con los jugadores que ingresaron en el club.

“Quería convertirme en un entrenador superior en el fútbol mundial basado en mi propio trabajo, compromiso y comprensión”

Si le hubiera dicho al club que en los siguientes cinco años terminaríamos como subcampeones en la liga española, clasificaríamos para Europa cada año y llegaríamos a las semifinales de la Liga de Campeones, me habrían encerrado en un manicomio.

Pero les pedí a los jugadores que avanzaran y, poco a poco, lo entendieron.

Personalmente, esos cinco años me ayudaron a entender muy bien el fútbol europeo. Dolorosamente bien, a veces.

Perder ante el Arsenal en las semifinales de la Liga de Campeones en 2006 dolió mucho.

Habíamos noqueado al Inter de Milán. Terminamos primeros en nuestro grupo. El equipo tenía mucha confianza. En términos de nuestro nivel de fútbol y psicología, estábamos listos para jugar una final. Especialmente una final que iba a ser contra el Barcelona, un equipo que habíamos derrotado 3-1 solo seis semanas antes.

Éramos mejores que el Arsenal en ese empate. Deberíamos haber ganado tanto en Londres como en casa. Pero en el partido de vuelta perdimos un penal en el último minuto y eso fue todo. Como dije, me dolió mucho.

Sin embargo, estas cosas suceden en el fútbol. Al igual que el descenso que comenzó mi carrera, estas son las experiencias de las que tienes que aprender y construir.

A lo largo de todos estos años, tuve una idea en el fondo de mi mente. Quería convertirme en un entrenador superior en el fútbol mundial basado en mi propio trabajo, compromiso y comprensión.

Shaun Botterill/Getty Images

Entonces, cuando el Real Madrid llamó, fue una gran satisfacción para mí. Después de hacer tantos sacrificios, tuve la oportunidad de trabajar en uno de los clubes más grandes del mundo.

Para un entrenador chileno, no hay siquiera una oportunidad entre 100.000 de ser técnico del Real Madrid.

Me hubiera encantado quedarme allí más tiempo. Pero eso habría requerido una mejor relación con el presidente. Tuvimos diferencias significativas sobre algunos aspectos técnicos y ejecutivos. Lógicamente, en un club, el lado ejecutivo siempre ganará.

En el campo hicimos un gran trabajo. Acumulamos más puntos (96) que nunca en la Liga hasta ese momento y anotamos 102 goles en La Liga, incluso con Cristiano Ronaldo fuera por más de tres meses por una fractura.

La gente siempre pregunta cómo es trabajar con grandes nombres como Cristiano y Raúl. Nunca tuve problemas con ninguno de ellos. Siempre fueron los primeros en llegar al entrenamiento y los últimos en irse.

“Puedo tener diferencias con alguien, pero eso no significa que seamos enemigos”

Manejé el grupo de la misma manera que siento que tienes que hacerlo con cada grupo: respetando los grandes nombres, pero exigiendo a cada jugador el nivel que sabía que podían alcanzar.

Cuando el presidente decidió que no iba a continuar, el 70 por ciento de los aficionados del Real Madrid me apoyaron. Esa fue una fuente de gran orgullo para mí. Fue un trabajo duro en circunstancias difíciles, pero me fui con buenos recuerdos de los jugadores, el club, la gente del club. Y sin resentimientos hacia nadie.

Puedo tener diferencias con alguien, pero eso no significa que seamos enemigos.

En estos momentos, mi primera prioridad cuando recibo una oferta para administrar un equipo es conocer a las personas a cargo del club.

Saber qué ideas tienen sobre el fútbol. ¿A dónde quieren llevar al equipo? ¿Por qué quieren contratarme?

Una vez que sé que estamos en el mismo punto en términos de desarrollo del proyecto, también es muy importante comprender qué autoridad tendré como entrenador.

West Ham United FC/Getty Images

Luego está el potencial para el desarrollo. No se trata solo de trabajo técnico. Creo que muchas veces, los técnicos nos confundimos. Creemos que hacemos una cierta variación táctica y el equipo gana.

El equipo gana porque tiene buenos jugadores y obtienes el mejor rendimiento de ellos. Tomemos como ejemplo al Villarreal. Tal vez nadie más pensó que era competitivo, pero después de hablar con el presidente estaba convencido de que seríamos un equipo competitivo. Lo mismo con el Málaga.

Se trata de tener la capacidad financiera de atraer jugadores para competir con los grandes equipos.

Cuando miro hacia atrás en mi carrera hasta ahora, es un orgullo para mí haber estado en todos esos clubes y haberles dejado un estilo de juego. Haber sido respetado por los aficionados y tener una imagen que no solo dejes en el campo, sino que también te lleves del campo.

Y, por supuesto, esos clubes también me han dejado su huella.

Cada uno demostrando de alguna manera que tenía razón al elegir esta vida. 30 años después de aceptar el riesgo de hacerme cargo de la Universidad de Chile, sigo haciendo lo que me gusta.

Sin duda, fue la mejor decisión que tomé.

Manuel Pellegrini

Manuel Pellegrini

El entrenador chileno Manuel Pellegrini explica la táctica que empleó cuando siendo técnico del Manchester City derrotó al Manchester United en su primer clásico de la ciudad.
Manuel Pellegrini

Tres condiciones innegociables

El técnico chileno Manuel Pellegrini nos habla sobre lo que les exige, de entrada, a sus jugadores y resalta la importancia de la inteligencia emocional en el fútbol.
Paul Clement

¿Qué haría Carlo Ancelotti?

El técnico inglés Paul Clement relata a The Coaches' Voice sus experiencias trabajando al lado de uno de los grandes entrenadores de la era moderna, el italiano Carlo Ancelotti.