Getty Images

Champions League 2019/2020, Jornada 4

Stamford Bridge fue testigo de uno de los mejores partidos de la Champions League de los últimos años. Los protagonistas fueron Chelsea y Ajax, en un duelo completamente diferente al que jugaron hacer dos semanas en Amsterdam, entonces con victoria de los Blues por 0-1. Esta vez el choque tuvo hasta ocho goles; un empate que deja el grupo H con Ajax, Chelsea y Valencia -ganó 4-1 al Lille- igualados a 7 puntos.

También fue trepidante la remontada del Borussia de Dortmund ante el Inter de Milán. Achraf Hakimi hizo dos goles desde el perfil derecho -primero como lateral y más tarde como interior- para dar el  triunfo a su equipo, que suma 7 puntos en la clasificación del grupo F, liderado por el Barcelona -8 puntos- a pesar de su empate sin goles en el Camp Nou ante el Slavia de Praga.

Sí logró sacar los tres puntos el Liverpool ante el Genk, en su tercera victoria consecutiva en Europa, colocándose líder del grupo E por delante el Napoli -8 puntos-, que empató en San Paolo ante  el Red Bull Salzburgo (1-1). Mientras, en el grupo G el Red Bull Leipzig ganó 0-2 al Zenit y el Olympique de Lyon 3-1 al Benfica. Los alemanes son lideres con 9 puntos, por los 7 del cuadro galo.

Chelsea 4-4 Ajax

El Chelsea logró rescatar un punto contra los semifinalistas del año pasado, el Ajax, a pesar de estar 1-4 abajo en el marcador. Tras crear las oportunidades más efectivas durante la primera mitad, los visitantes perdieron el control del partido y su ventaja en apenas seis minutos en la segunda mitad.

Después de un gol para cada equipo en los primeros cinco minutos –Tammy Abraham en propia puerta para el Ajax  y Jorginho por el Chelsea-, la exhibición posterior del equipo holandés fue liderada por Hakim Ziyech. El internacional marroquí actuó desde el perfil derecho, con Donny van de Beek en un rol más retrasado.

Los movimientos constantes de Ziyech y su habilidad para encontrar espacios entre las líneas del oponente se tradujeron en situaciones de gol para el Ajax. Ziyech combinó por dentro, pero a partir de aquí, su mayor activo -asistencias en la zona final- no siempre estuvo disponible. Por lo tanto, situarse en amplitud, lejos del carril central, no solo permitió que el jugador del Ajax pudiera entregar pases precisos entre la línea defensiva del Chelsea (abajo), sino que también creó más espacio por dentro para las penetraciones de sus compañeros.

Las parejas Nicolás Tagliafico y Quincy Promes, desde la izquierda, y de Noussair Mazraoui y David Neres, en el lado derecho, alternaron sus posiciones en ataque en profundidad y amplitud, uniéndose a Dusan Tadic dentro del área rival, quien a menudo se movió a través de la posición de partida de Ziyech . Esto también significaba que Ziyech siempre tenía compañeros en banda para recibir, combinar y entregar, pero también en el área para golpear.

Las penetraciones por dentro de Van de Beek, atacando el espacio que dejaba Ziyech en su arrastre de la defensa del Chelsea, también le dieron al Ajax otra alternativa en ataque, como se vio en el 1-4 (abajo). Sin embargo, después de dos tarjetas rojas para los centrales del conjunto holandés, y el penalti resultante, el Chelsea se acercó en el marcador, finalmente consiguiendo el empate ante un rival que logró resistir con 9 jugadores en el campo.

Borussia Dortmund 3-2 Inter

Achraf Hakimi fue el gran protagonista del partido, ya que sus dos goles ayudaron al Borussia Dortmund a remontar ante el Inter de Milán de Antonio Conte. El equipo italiano llegó al descanso con un marcador a favor de 0-2 con los goles de Lautaro Martínez y Matías Vecino, pero los locales dieron la vuelta al partido en el segundo tiempo con los mencionados goles de Achraf y de Julian Brandt.

El aumento de la intensidad del Dortmund en ataque fue clave para lograr este resultado. Entre lo más positivo se destacaron los pases hacia adelante para romper o atravesar el trío del centro del campo del Inter, ayudando a que la línea de ataque recibiera más pases en posiciones mucho más avanzadas -los locales hicieron 14 disparos a portería en la segunda mitad por los 7 del primer acto-. Esta intensidad también fue relevante en la presión, con recuperaciones frecuentes en primera línea, como se pudo ver en el segundo gol del Dortmund.

Sin un ‘9’ clásico de salida en el Dortmund, los movimientos alejados de la defensa central de Mario Gotze y Brandt (arriba) crearon un espacio por dentro para penetrar desde todos los ángulos y posiciones. Los extremos Jadon Sancho y Thorgan Hazard conducirían en diagonal con el balón, mientras Hakimi y Nico Schulz salían disparados por el exterior. Pero en ocasiones ocurriría lo contrario, con los laterales corriendo por dentro para apoyar y combinarse con Götze y Brandt .

Justo cuando los locales lograron el segundo gol, Paco Alcácer entró el campo para dotar a su equipo de una figura ofensiva central. Ante esto, Conte instruyó a su defensa para cerrarse por dentro, bloqueando cualquier opción de juego por esa zona, a menudo incluso renunciando a situaciones de ataque.

No obstante, esto abrió un juego en amplitud del equipo local, con las parejas laterales-extremos del Dortmund teniendo mejores situaciones de 1 contra 1 ante los carrileros del Inter. Brandt apoyó estos ataque en banda (abajo), arrastrando a la defensa del Inter, lo que permitió la combinación por dentro de Hakimi y Sancho para hacer el 3-2 definitivo.

 

Barcelona 0-0 Slavia de Praga

Sorpresivamente, el Barcelona no pudo pasar del 0-0 en casa ante Slavia Praga, quedándose sin marcar en el Camp Nou por primera vez después de 46 partidos. Lionel Messi estuvo cerca de anotar pero su remate, después de una gran acción individual, se estrelló en el travesaño. El bloque defensivo de los visitantes también llevó peligro en las transiciones, con Peter Olayinka protagonista en esas salidas ofensivas desde el perfil izquierdo.

El punto del Slavia y dejar a cero su portería tiene sus cimientos en la estructura defensiva. A pesar de iniciar con un 4-4-3, los extremos de los visitantes trabajaron en todo el carril para marcar a los laterales ofensivos del Barcelona. Desde su estructura de bloque medio, la línea defensiva del Slavia se cerró por dentro, intentando bloquear los espacios por el centro de Messi y el resto de jugadores del Barcelona.

Sin embargo, esta línea defensiva pronto pasó a ser de 6 jugadores, ya que tanto Olayinka como Petr Sevcík rastrearon los movimientos de los rivales (arriba). Los tres centrocampistas restantes cubrieron cualquier acceso en el centro, lo que dificultó la capacidad del Barcelona para progresar por dentro o a través de los canales interiores.

Los visitantes, a pesar de un perfil defensivo, también crearon una línea muy alta, gracias a ser un equipo muy compacto de atrás hacia adelante. Esto, por contra, provocó que los jugadores más retrasados del Barcelona pudieran deslizar con precisión balones hacia los laterales (abajo), generando así ocasiones de gol.

Sin embargo, debido a la disciplina de la estructura defensiva de los visitantes, esos pases no siempre alcanzaron su objetivo. A medida que los extremos se estrecharon y Messi cayó al centro, los laterales de los anfitriones se movieron cada vez más arriba. Una situación que provocó que los visitantes tuvieran los espacios más amplios perfectos para golpear después de una recuperación a la espalda de los laterales del Barcelona.

Liverpool 2-1 Genk

El Liverpool jugó sin algunos de sus titulares, con Jürgen Klopp pensando más en el próximo partido de la Premier League ante el Manchester City. Sadio Mané, Roberto Firmino y Andy Robertson -posiblemente el único jugador sin recambio en la plantilla- acabaron jugando, aunque no comenzaron el encuentro contra el equipo belga Genk.

Aunque los locales jugaron con su habitual 4-4-3, Alex Oxlade-Chamberlain (abajo), sobre el papel el delantero centro, jugó como mediapunta, apoyado en los canales internos con el desborde de Naby Keita y los movimientos ofensivos sin balón de Georginio Wijnaldum. Desde aquí, Mo Salah y Divock Origi buscaron la diagonal por dentro para atacar la espalda de la defensa del Genk, mientras que los laterales James Milner y Trent Alexander-Arnold proporcionaron amplitud en ataque.

El medio del campo -formando en rombo- progresó a través de los canales internos, ya que los visitantes utilizaron una estructura 3-5-2. Los movimientos de Chamberlain no fueron seguidos por los centrales rivales (abajo), centrados éstos en la vigilancia de Keïta y Wijnaldum en apoyo a los delanteros del Liverpool. Pero como Salah u Origi también se movían para recibir el balón en banda, esto arrastraba a uno de los centrales fuera de zona, dividiendo así la estructura defensiva del Genk.

La fluidez de juego del rombo del Liverpool ayudó a crear diferentes situaciones de ataque, con el trío por delante de Fabinho rotando sus posiciones, sumado esto a la ayuda del mediapunta. Esto hizo que llegaran a portería jugadores desde segunda línea, con Oxlade-Chamberlain y Wijnaldum como goleadores. Pero también se beneficiaron de los movimientos del trío del medio del campo Salah y Origi, liberados de la marca de un central rival y teniendo así más libertad para buscar el disparo a portería.

Champions League 2019/2020, Jornada 4

Frank Lampard

Análisis: Frank Lampard y El Chelsea

El Chelsea inicia una nueva etapa tras la salida de Maurizio Sarri y la llegada al banquillo de un jugador histórico como reemplazo, Frank Lampard. Pero, ¿qué podemos esperar del exinternacional inglés en su debut como técnico en la Premier League?

Análisis táctico: Valencia 1 Sevilla 1

Empate entre dos equipos dirigidos por entrenadores que se conocían muy bien. Ocampos adelantó el Sevilla de Julen Lopetegui y Rubén Sobrino marcó para el Valencia en los últimos minutos.

Análisis Táctico: Barcelona 5 Valencia 2

Ansu Fati, con un gol y una asistencia en los primeros seis minutos de partido, lideró la victoria del Barcelona ante un Valencia con nuevo entrenador y muchas dudas. Luis Suárez, con dos goles, redondeó la goleada.