Getty Images

Ansu Fati

Barcelona 2019-Presente

El Perfil:

Nacido en la costa oeste de África, Ansu Fati dejó Guinea-Bissau a los seis años junto a su familia para radicarse inicialmente en las afueras de Sevilla, España. Su hermano, Braima, firmó por el Sevilla y luego Ansu también pasaría a formar parte de la cantera del equipo andaluz. Pero ambos pronto terminarían en el Barcelona, ya que la oportunidad de entrar en La Masía en 2012, la academia del club azulgrana, era demasiado tentadora como para dejarla pasar.

Su talento con el balón, especialmente su capacidad para regatear, llamaron rápidamente la atención de scouts y entrenadores, y apenas siete años después de llegar a La Masía, Fati ya había firmando un contrato profesional. El club -claramente interesado en moldear y proteger a su futura estrella– lo ha ayudado a proseguir sus estudios académicos para contribuir con su desarrollo integral.

Aunque aún podría seguir su evolución en las categorías inferiores, Fati, en la etapa de Ernesto Valverde, pasó directamente a competir en el fútbol profesional, sin la necesidad de pasar por el segundo equipo azulgrana.

Después de convertirse en el segundo debutante más joven en la historia del club en el partido de Liga ante el Betis, siguió añadiendo récords al marcar su primer gol como profesional en la jornada siguiente ante Osasuna, tan solo cinco minutos después saltar al campo.

El goleador más joven en la historia del Barcelona y tercero más joven de La Liga, suma también el hito de ser el anotador más prematuro en la Champions League -17 años y 40 días, superando los 17 años y 195 días de Peter Ofori-Quaye con su gol al Inter de Milán en la última jornada de la fase de grupos (en el vídeo).

Al margen de sus actuaciones con el Barcelona, Fati también ha tenido una importante presencia en la selección Española. Elegible también por Portugal y Guinea-Bissau por sus orígenes, Fati finalmente decidió representar a la Sub-21 de España, esperando su próxima incorporación a la selección absoluta en el futuro.

Getty Images

Análisis táctico:

Principalmente utilizado en banda izquierda, sus diagonales permiten generar una variedad de combinaciones ofensivas para llegar a zona de definición. A medida que se desplaza por dentro con el balón, genera espacios en banda para carreras en desdoblamiento por detrás de él. En su movimiento de aproximación hacia la esquina del área rival, también facilita un espacio adicional en el interior para progresar a través de un pase o bien una combinación.

En la esquina del área, Fati puede habilitar a sus compañeros en zona de disparo o cambiar la orientación del juego a la derecha, incluso en ocasiones adentrándose él mismo en los metros finales para buscar el disparo cruzado al ángulo más alejado de la portería (abajo).

Getty Images

No es un jugador que apueste por las filigranas al driblar; más bien intenta ser lo más directo en sus acciones para superar a su oponente. Ningún movimiento hacia delante lo hace sin pensar y su cambio de ritmo -especialmente desde un arranque estático- recuerda al Lionel Messi (abajo) de sus comienzos, cuando el argentino irrumpió por primera vez en la escena del Barcelona.

Aunque su instinto es el desborde, Fati también ha mostrado inteligencia táctica para asociarse con sus compañeros en zonas centrales, ya sea en la misma línea de ataque o por delante del balón. Esto es más evidente cuando su ángulo de disparo o el espacio para conducir por banda es reducido. Una vez que fija a los defensas en estático en el 1 contra 1, entonces se aleja de la presión con salida hacia ambos perfiles, aunque se siente más cómodo cuando sale por la derecha.

Otra área de ataque importante donde puede mejorar es la velocidad en el pase para conectar con sus compañeros. Esta faceta es fundamental ante los defensores en último tercio de campo, a menudo generando un espacio para que un tercer jugador pueda disparar a puerta en una posición más cómoda.

Su capacidad para temporizar los ataques – a través de su cambio de velocidad –  permite  que sus compañeros puedan llegar a posiciones de gol (abajo). Su pase en los metros finales, tanto el ángulo como el tiempo a la hora de ejecutarlo, son muy buenos. Sin embargo, le falta coordinar la velocidad del envío con los movimientos de sus compañeros.

No obstante, debido a su juventud – y el hecho de que todavía está creciendo tanto física como mentalmente –  todavía hay mucho tiempo para que mejore esa faceta del juego. Un espejo perfecto donde puede mirarse es en la evolución que ha tenido Messi a lo largo de los años sumando más alternativas en su juego ofensivo.

Rol en el Barcelona:

Dentro del habitual 4-3-3 del Barcelona, el papel de Fati en el lado izquierdo ha sido el de acompañamiento natural a los avances por fuera de Jordi Alba en ese perfil (abajo). Como viene ocurriendo en los últimos años, el equipo azulgrana prioriza el ataque por la izquierda, con las combinaciones entre Messi y Alba -en anteriores etapas también con Neymar-.

Las actuaciones de Fati y el desarrollo de su juego han aumentado significativamente cuando se le empareja con Alba. En sus avances, las carreras del lateral español impiden una marca fija sobre él, situación donde el joven canterano se maneja con menor efectividad ante sus oponentes en espacios tan congestionados.

La presencia de Alba le libera de tener una defensor en este escenario, ya que cuando los equipos han apostado por ir a robarle el balón – y por lo tanto no tener en cuenta las carreras de Alba – el joven ha demostrado su capacidad para leer las situaciones de ataque y combinar con el lateral (abajo).

Luego, cuando Messi se mueve por la derecha para combinar y crear como un tercer hombre por dentro del pasillo interior izquierdo (abajo), el Barcelona es capaz de construir una sólida base de ataque. La ocupación de Luis Suárez del pasillo central derecho también mejora este patrón de juego, con el Barcelona, a menudo, renunciando a jugar por su perfil derecho para proyectarse en ataque por la izquierda.

Una situación diferente es cuando se empareja con Nélson Semedo, haciendo que los avances sean menos frecuentes y menos coordinados que con Alba. Diestro, Semedo en raras ocasiones llega a los metros finales cuando actúa como lateral izquierdo, por lo que Fati carece del apoyo superpuesto cuando recibe el balón.

Sin embargo, el apoyo por dentro de Semedo es más efectivo, ya que el hecho de encarar la mayor parte del campo desde su perfil derecho ayuda a crear combinaciones por dentro con Messi. Por lo que Fati tiene que adaptar su posición y movimientos para jugar con la mayor amplitud posible, ya que siempre que Messi recibe de Semedo, el argentino buscará su opción favorita de profundizar entre el lateral y el central derecho del equipo rival.

Por ahora, mezclar a Fati y Semedo no se ha mostrado como una opción efectiva, sumado también a que ambos jugadores son diestros, orientándose ambos hacia el mismo perfil, lo que obstaculiza sus combinaciones y la capacidad de generar acciones de peligro (abajo).

Aunque Fati ha demostrado su habilidad para jugar en ambas bandas, su rendimiento es más alto cuando combina por la derecha. Hasta la fecha ha intentado 34 regates, y ha completado 14. Pero de los 20 que han resultado en una pérdida de balón-el 65% han sido derivados de atacar a un oponente desde su pie izquierdo.

Por lo tanto, una vez más, aunque el joven jugador del Barcelona está tomando las decisiones correctas a la hora de explotar los espacios, todavía necesita perfeccionar el juego por el perfil izquierdo, ya que Alba y Messi no estarán siempre para apoyarle en sus acciones de ataque.

Ansu Fati

La Liga: El informe de Guido Rodríguez

Nuestros entrenadores analizan a Guido Rodríguez, firmado por el Real Betis para La Liga en el pasado mercado invernal. El centrocampista aspira a estar presente con Argentina en la Copa América 2020.
Antoine Griezmann

Antoine Griezmann: Más soluciones ofensivas para el Barça

Nuestros expertos analizan el papel que puede desarrollar Antoine Griezmann en el Barcelona, después de que el club azulgrana pagara 120 millones por el francés.

La Liga: La madurez de Martin Odegaard

Llegó con 16 años al Real Madrid después de batir todos los records en Noruega. Pero tuvo pocos minutos en el equipo blanco, relanzado su juego en Holanda. Nuestros expertos analizan a Martin Odegaard, la gran revelación de LaLiga y la Real Sociedad.