Getty Images

Real Madrid

Campeón de Liga 2019/20

“La Liga es el torneo más importante, el del día a día, el más complicado”. Zinedine Zidane ha repetido este mensaje en diferentes ruedas de prensa a lo largo de su trayectoria como entrenador del Real Madrid, tanto en su primera etapa como en la segunda.

Por encima de la conquista de títulos internacionales (3 Champions League, 2 Mundiales de clubes y 2 Supercopas de Europa), el entrenador francés considera que la competición doméstica es la que mejor pondera el rendimiento y regularidad del equipo durante toda una temporada. Campeón en la 2016/2017, el entrenador francés ha vuelto a conseguirlo esta temporada después de dos triunfos consecutivos del Barcelona. Es el título de Liga número 34 para el equipo blanco.

Un entorchado desarrollado en dos partes. La primera desde el comienzo de temporada hasta el parón por la pandemia, donde el equipo, si bien mejoró la actuación de la temporada anterior, no terminó de adquirir la regularidad cada partido tan deseada por su entrenador.

Así, se vio un Real Madrid muy sólido contra los primeros clasificados (Barcelona, un empate y una victoria; Atlético de Madrid, un empate y una victoria, y Sevilla, dos victorias), pero con resultados inesperados ante los equipos de la parte de abajo de la tabla (derrotas a domicilio contra Mallorca, Levante y Betis; empates en casa ante el Celta de Vigo, Betis y Valladolid).

En la segunda parte de la temporada, desde la vuelta del parón tras el confinamiento, el Real Madrid ha sido capaz de mantenerse regular en cualquier escenario y ante cualquier rival. Once partidos donde ha estado acertado en las dos áreas.

En defensa, 6 goles en contra (una media de 0,54); y en ataque, 21 tantos con un 34% de conversión en las ocasiones de gol. Ha acompañado estos números con un extraordinario tono físico para aguantar la dureza del calendario en este tramo final, llegando a jugar en ocasiones un partido cada dos días. Todo esto ha llevado al equipo de Zidane a sumar 31 puntos sobre 33 posibles, sin duda uno de los mejores finales del equipo blanco en La Liga.

Análisis táctico:

Zidane ha variado esta temporada entre diferentes sistemas en relación a los rivales en cada momento. Aunque el más utilizado (29 partidos) ha sido el 4-3-3 más vertical con extremos, el entrenador francés ha optado en 7 partidos por sobrecargar la línea de medios en un 4-5-1 ante los rivales teóricamente más complejos. Un dibujo que busca generar una superioridad en el centro del campo, al mismo tiempo que controlar la transición ofensiva del rival con una presión en primer línea (abajo).

Independientemente del sistema, por encima de todo ha sido un Real Madrid muy diferente con el que Zidane conquistó el título de Liga en la 2016/17. Mantiene casi intacto el once inicial, pero sin Cristiano Ronaldo, la menor cantidad de goles –106 por 70 – ha sido suplida por una mayor seguridad defensiva –41 goles en contra por 25 esta temporada-. Esos 25 goles hacen una media de 0,654 por partidos, muy por debajo de las dos últimas temporadas (1,21 en la 2018/19 y 1,15 en la 2017/18) y del 1,07 del título de Liga con Cristiano.

Mientras tanto, Thibaut Courtois ha tenido un destacado aporte en el apartado defensivo. El portero belga ha mostrado esta temporada su mejor versión, recordando al arquero del Atlético de Madrid, Chelsea o el del Mundial de Rusia 2018 con la selección de Bélgica. Es el guardameta menos goleado de La Liga -tercera vez que lo consigue, las dos anteriores fueron con el Atlético-, con una media de 0,59 goles encajados (34 partidos y 20 goles en contra), finalizando además la temporada con 18 partidos sin permitir tantos y un 78% de efectividad en sus paradas.

En la línea defensiva, el técnico francés ha apostado por jugadores que ya conocía muy bien de su anterior etapa, añadiendo una pieza más: Ferland Mendy. El lateral francés (25 partidos y 1 gol) ha alternando en su puesto con Marcelo, mejorado en su rendimiento respecto a la campaña anterior. Ambos jugadores han ofrecido diferentes alternativas a Zidane. Mendy más seguridad defensiva (57% de duelos ganados y una media de 4 balones recuperados por partido); Marcelo más creatividad y llegada en fase ofensiva.

No obstante, el lateral francés también ha tenido un perfil más vertical (abajo) en las últimas jornadas, generando acciones de peligro, asistencias e incluso con gol, como ante el Granada en la jornada 36.

Donde apenas ha habido rotaciones es en los otros tres puestos de la retaguardia. Dani Carvajal ha jugado 31 partidos de Liga en el lateral derecho, ofreciendo constantemente las transiciones defensa-ataque y viceversa. Sergio Ramos (35 partidos) y Raphaël Varane (32 partidos), por su parte, han recuperado el tono físico de sus mejores temporadas, especialmente después del confinamiento. Ambos se han coordinado en las tareas ofensivas, siendo Ramos un jugador más directo en la disputa y Varane, por su velocidad, más atento a los balones a la espalda. Ramos, además, ha tenido un importante aporte goleador con 11 tantos, segundo máximo goleador del equipo.

Dentro de la zaga defensiva también ha asomado Éder Militão (15 partidos), casi siempre para suplir la baja por sanción o lesión de uno de los centrales. Se espera que el central brasileño, una vez superada la primera temporada de adaptación, pueda tener mayor presencia en la zaga de cara al futuro.

Más control de la posesión:

El Real Madrid campeón de las tres Champions League seguidas se cimentó sobre los tres jugadores del mediocampo: Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric. Entre ellos el equipo dominaba todos los registros de una línea de medios: seguridad, buena gestión de balón y verticalidad en los pases y llegadas al área. A esos tres jugadores se añadió también Isco en los partidos donde se intentó tener mayor control del balón.

Después de la pasada temporada donde ninguno de los cuatro llegaron a rendir al nivel esperado, el medio del campo del equipo blanco ha vuelto a recuperar el nivel exigido. Casemiro (35 partidos) ha conjugado seguridad defensiva, 8,4 recuperaciones por partido, con una salida de balón fluida, 86% de acierto en los pases.

Kroos (35 partidos), muchas veces en rol de falso lateral en la gestión de la posesión, ha tenido un gran acierto en las situaciones más comprometidas llegando a un 66% de acierto en los pases claves. Modric (31 partidos), por su parte, ha tenido un rol más vertical en último tercio de campo, asistiendo en 7 ocasiones, e Isco (23 partidos) ha dotado de seguridad en la gestión del balón con un 89% de acierto en los pases.

A esos cuatro jugadores se ha sumado Fede Valverde (33 partidos), quien ha tenido una irrupción fulgurante en el equipo, aportando capacidad atlética y potencia a la línea de medios. Partiendo desde el perfil derecho, Zidane ha encontrado en él a un jugador para desarrollar diferentes funciones, tanto en fase ofensiva (abajo) como defensiva, con 3,4 recuperaciones por partido.

En algunos partidos, el técnico francés ha llegado a juntar a los cinco sobre el campo (abajo), pasando a un 4-2-3-1 en la salida de balón con Casemiro a un lado y Kroos como eje en el medio, mientras en la tarea defensiva se ha estructurado en ocasiones en un 4-3-3 con las diferentes líneas muy juntas para presionar arriba o en bloque medio, cerrando los espacios por dentro.

El ataque:

Benzema ha capitalizado todo el ataque del Real Madrid, tal vez en su mejor temporada como jugador del equipo blanco. Ha jugado 37 partidos, con 21 goles en total. Pero el rol del delantero francés dentro del equipo no solo se entiende desde los tantos que marca. Ha sumado 8 asistencias y un 89% de acierto en el pase, un número muy destacado ya que se mueve siempre en último tercio de campo, donde los espacios son más comprometidos.

A su lado, Zidane ha ido variando los extremos, aunque ninguno de ellos ha llegado a tener una presencia fija en el once. De los teóricos titulares, Eden Hazard (16 partidos) no ha tenido el impacto debido a una temporada lastrada por las lesiones, al igual que Marco Asensio (9 partidos y 3 goles), recuperado para el tramo final de Liga después de su grave lesión en la pretemporada.

Mientras, Vinícius (29 partidos y 3 goles), Lucas Vázquez (18 partidos y 2 goles) y Rodrygo (19 partidos y 2 goles) han tenido presencia durante la temporada, aunque sin llegar a consolidarse ninguno de ellos en el once inicial. De mucho menor peso ha sido el papel de Gareth Bale (16 partidos y 2 goles), que a pesar de empezar la temporada como titular ha pasado a un rol testimonial desde el confinamiento.

Donde menos ha rotado Zidane ha sido en la posición de ‘9’. Así, Luka Jovic ha jugado 17 partidos y ha marcado 2 goles, mientras Mariano se ha quedado en cinco partidos y un gol, el que hizo ante el Barcelona en la victoria en el Santiago Bernabéu. Esos números muy bajos de los compañeros de ataque de Benzema, sin embargo, no han tenido un impacto en el resultado final de la temporada para el equipo.

Real Madrid

Análisis: Las variables tácticas de Zidane en el Real Madrid

Tres títulos de Champions League de manera consecutiva se destacan en el trabajo de Zinedine Zidane como entrenador del Real Madrid. En esta segunda etapa, el técnico francés busca la reconstrucción y evolución en el juego del equipo.

La Liga: Barcelona vs Real Madrid

Barcelona y Real Madrid llegan al Clásico empatados a 35 puntos en lo más alto de la clasificación. Nuestros expertos analizan los detalles tácticos de cada equipo esta temporada.

La Liga: El informe de Fede Valverde

Fede Valverde se ha convertido en pieza fundamental para Zinedine Zidane en el Real Madrid. El jugador uruguayo destaca por su polivalencia para desarrollar diferentes funciones en mediocampo.